Boletín de Prensa | La violencia como problema de salud pública: aportaciones desde la experiencia de Cauce Ciudadano A.C.

Boletín de Prensa | La violencia como problema de salud pública:  aportaciones desde la experiencia de Cauce Ciudadano A.C.

Ciudad de México a 13 de febrero de 2018

 

Integrantes de la organización Cauce Ciudadano presentaron públicamente los documentos Modelo Integral de Prevención: una propuesta frente a la violencia como problema de salud públicaReflexiones sobre el trabajo de Cauce Ciudadano en las escuelas secundarias de Ecatepec. El primero es una propuesta concreta para atender la violencia desde un enfoque de salud pública. El documento expone el marco teórico-metodológico de Cauce Ciudadano y bosqueja cómo debe ser implementado a partir de la experiencia con dos municipios del Estado de México: Los Reyes La Paz y Ecatepec de Morelos. El segundo es una investigación, elaborada en colaboración con la Universidad de Stanford, que estudia la experiencia de victimización y violencia de las y los adolescentes en Ecatepec de Morelos. En ella se analizaron los factores que influyen en la probabilidad de 1) incidir en actitudes y comportamientos violentos; 2) ser reclutado o victimizado por grupos de la delincuencia organizada, y 3) tener conflictos con la ley o ser victimizado por la policía. Los objetivos de los documentos son denunciar el abandono del Estado en zonas con altos índices de violencia; presentar un modelo integral y sostenible para tratar la violencia desde un enfoque de salud, y compartir y visibilizar las situaciones de victimización de las juventudes en Ecatepec.

 

Tras más de 10 años del inicio de la llamada Guerra contra el narcotráfico, la violencia en México ha escalado a niveles indecibles. Municipios como La Paz y Ecatepec se han convertido en los escenarios donde formas específicas de la violencia (como homicidios y feminicidios) han cobrado más vidas. Aunado a esto, la reciente aprobación de la Ley de Seguridad Interior desmanteló por completo la política pública de prevención para atender la violencia, consolidando su tratamiento punitivo. Por ello, Cauce Ciudadano construyó el Modelo Integral de Prevención, con la finalidad de que sirva como referente para la elaboración de una política nacional para tratar la violencia de forma no punitiva, integral y sostenible. El MIP comprende un conjunto de estrategias y procesos orientados a inhibir factores y conductas de riesgo que pueden conducir a ser víctima o víctima-victimario(a) de la violencia, tanto a nivel individual como colectivo. Este modelo es integral gracias a la interrelación de los niveles de intervención del Proceso Salud-Enfermedad y los ámbitos de intervención –ambos conceptos son desarrollados en el documento–, que permiten atender la violencia a lo largo de sus diferentes etapas y desde múltiples enfoques. El documento recupera el trabajo de Cauce Ciudadano en La Paz y Ecatepec para ilustrar cómo debe ser implementado el MIP; así como para ser testimonio de los resultados positivos generados en las comunidades.

En la misma línea, Cauce Ciudadano y el Laboratorio de Pobreza, Violencia y Gobernanza (PoVgov) de la Universidad de Stanford, con el apoyo de Open Society Foundations, elaboraron un documento para examinar los factores de riesgo y protectores que influyen en la experiencia de victimización y violencia de las y los jóvenes. Encontraron varios resultados relevantes. Por un lado, los factores de riesgo más importantes fueron que el 15% de las y los encuestadas(os) perdió un familiar por crimen violento; el 20% perdió a un amigo(a) por crimen violento; el 71% sabe de asaltos y robos en su colonia; el 69% ha escuchado disparos en su colonia; el 26% ha sido víctima de un asalto, y al 12% le han ofrecido trabajar en la delincuencia organizada. Por otro lado, los factores protectores más destacados fueron que el 84% de las y los encuestadas(os) es querido(a) por su madre; el 73% es querido(a) por su  padre; el 89% se siente seguro(a) en la escuela; el 85% siente que su opinión es tomada en cuenta por sus profesores(as); el 82% considera que sus profesores(as) los(as) motivan a estudiar; el 79% piensa en opciones distintas a la violencia para resolver conflictos; el 63% no está de acuerdo con la afirmación “El que no tranza no avanza”, y el 79% no está de acuerdo con la afirmación “Primero los puños y luego las palabras”. El documento concluye que la existencia de factores de riesgo no condena a las juventudes a ser víctimas de la violencia; lo que tiene un impacto real en sus vidas son las conductas y acciones positivas que adoptan frente a ella.

 

La ausencia del Estado en la vida de las personas ha producido un contexto de violencia complejo. Para revertir este contexto, el Estado debe implementar una política nacional de prevención (integral y sostenida) con enfoque de salud pública. Los textos presentados, si bien reflejan una propuesta desde el enfoque de salud, no pueden trazar por sí solos la salida a la problemática actual. Es necesario involucrar  a gobiernos (de distintos niveles y de distintos lugares), empresarios y organismos internacionales para transformar sistémicamente los entornos, construir espacios armónicos, interrumpir el contagio y construir la paz. Esto implica acciones puntuales como 1) el desmantelamiento patrimonial y financiero de la delincuencia organizada (política, empresarial y criminal), 2) un sistema nacional de desmovilización que genere rutas de salida para las juventudes involucradas, 3) la incorporación de medios de justicia alternativa (restitutiva y restaurativa) que sirvan como herramientas de participación ciudadana y 4) la conformación de sistemas de protección a periodistas, familiares de víctimas, defensores de derechos humanos y personas privadas de libertad. La presentación de este material con periodistas responde a la importancia de impulsar (desde los medios) alternativas concretas para atender la violencia; de visibilizar y hacer evidentes los impactos del abandono del Estado en zonas con altos índices de violencia; de difundir y sensibilizar a la opinión pública ante estas realidades, y de modificar el discurso revictimizante de las juventudes y las comunidades en los medios.

 

Para consultar el documento lo puedes hacer dando click en la imagen: